500 profesionales de 15 países en VIII Congreso de Red de Aprendizaje Basado en Problemas

La tradicional forma de enseñanza, con el profesor en el pizarrón, con los alumnos sólo recibiendo un rígido programa, con los libros guía que antes eran clave para estudiar, por lo menos en disciplinas como la matemática, comienza a quedar en el pasado, porque la pedagogía se ha debido adaptar a los tiempos, a interesar y hacer pensar más al estudiante para que sea elemento clave de su propia formación.

En ese plano y por sus buenos resultados, destaca el denominado “Aprendizaje Basado en Problemas (ABP)”. Esta forma de enseñanza aprendizaje es aplicada en los últimos años en la Universidad del Bío Bío, explicó su vicerrector académico Aldo Ballerini. Señaló que se trata de una metodología activa que, entre otros logros, ha permitido bajar la tasa de deserción estudiantil.

Este avance, que ha impactado positivamente en el mundo académico nacional, ha sido una de las razones por las que la Red Panamericana de Aprendizaje Basado en Problemas escogió a la UBB como sede de este, su VIII Congreso Internacional.

Destacados académicos de nuestro país y el extranjero y cerca de 500 asistentes de instituciones de 15 países, participan en esta versión que se denomina “Del texto para contexto: un aprendizaje profundo a través de la innovación educativa”.

Ballerini explicó que esta estrategia se complementa con lo que la UBB ha venido desarrollando como universidad. “Hace un año definimos un modelo educativo centrado en el estudiante y eso implica una capacitación muy fuerte hacia el cuerpo académico y resolución de problemas, que es una de las metodologías que nos interesa seguir profundizando”.

Agregó que las principales ventajas de este método educativo es que permite mayor interacción de estudiantes y un trabajo colaborativo, pero también del académico, que tiene que acercarse al estudiante y transformarse en un guía, más que la persona que resuelve los problemas. Es una persona que orienta y que apoya en la búsqueda de las soluciones de los problemas, de manera tal que los estudiantes generen las competencias necesarias para desenvolverse de manera autónoma.

En tanto, el presidente del comité organizador del Congreso APB, y presidente de la Junta Directiva de la UBB, Fernando Toledo, afirmó que en esa casa de estudios hay varios expertos trabajando en esa materia, en especial las ciencias básicas que están siendo enseñadas con este tipo de estrategias, que forman parte del aprendizaje activo y por lo tanto, es una tendencia que está prendiendo bastante.

ALCANCES EN EEUU.

Uno de los connotados expositores de ayer, David Chapman, decano de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Samford.

Alabama. EE.UU., explicó los alcances de esta estrategia de enseñanza, definiéndola como “una nueva metodología denominada activa centrada en el alumno, quien se tiene que hacer cargo y estar activamente participando en su propio aprendizaje. Cuando se involucra en su aprendizaje y en los problemas que tiene que resolver está más motivado a aprender y a seguir adelante”.

COMO LOS MATEMÁTICOS

En tanto, el académico de la Universidad de Chile y Premio Nacional de Ciencias Exactas 2011, Patricio Felmer, calificó el ABP como clave en la aplicación de las matemáticas. Explicó que “los matemáticos, cuando resuelven un problema nunca abordan uno que saben resolver, eso es aburrido, no tiene ninguna gracia, ellos abordan problemas que son nuevos e interesantes”. Es la forma también en que los estudiantes se interesen y participen.

Agregó que para ello los docentes requieren de “una cantidad de competencias y habilidades que muchas veces no están presentes, porque no han tenido la oportunidad de aprenderlo y experimentarlo en la universidad”.

Fuente: El Sur de Concepción 16 Enero 2014 p. 6 Crónica