Al menos tres compañías han destinado recursos económicos y dispositivos como tabletas y PC a diversos establecimientos educacionales.

Chile fue uno de los primeros países de Latinoamérica en implementar lo que se denominó la “primera ola” de Tecnologías de la Información para la educación, y hoy alrededor del 70% de las instituciones tiene incorporada alguna iniciativa TIC. Expertos en el rubro y colaboradores de Edutic, Asociación de Profesionales de la Educación Superior, analizan el escenario tecnológico actual de la enseñanza en el país.

Multinacionales tecnológicas como Samsung, Microsoft y Blackboard destinan, cada una, más de 10 billones de dólares al año en investigación y desarrollo de tecnologías para distintas industrias, entre ellas la educación, posicionándose dentro de los top 5 que lideran el ranking mundial, según cifras actuales de Booz & Company.

En Chile, estas empresas han destinado esfuerzos y recursos para entregar herramientas y soluciones tecnológicas con el objetivo de contribuir efectivamente a una mejor educación y proveer a esta industria la más completa innovación de servicios que ayuden a la enseñanza y aprendizaje de los estudiantes en todas sus etapas.

Con el objetivo de facilitar el aprendizaje nació Samsung School, una iniciativa que fue diseñada para facilitar el uso de los tablets en las sala de clases y obtener los beneficios y el potencial que esta tecnología ofrece. Respecto a esto, Germán Saenz, Gerente de Comunicaciones de Samsung, señala que “a nivel global ya son más de 400 colegios con esta solución, incluyendo cuatro en Chile. Este año ya se han inaugurado tres salas tecnológicas, en el Liceo de Aplicación, el Complejo Educacional Monseñor Luis Arturo Pérez y el Colegio TP Aprender de La Pintana”.

Por su parte, la empresa de tecnología Blackboard desarrolla e implementa una amplia gama de soluciones para la industria de la educación desde 1997. “Actualmente en Chile trabajamos con Duoc, de la Pontificia Universidad Católica de Chile, donde implementamos una plataforma de clase mundial que proporciona servicios tecnológicos a más de 80 mil alumnos”, destaca Juan Pablo Delacroix, Gerente de Ventas Blackboard Latinoamérica.

En el mismo escenario educativo se encuentra la multinacional Microsoft, que ofrece diversas herramientas y recursos digitales para enriquecer de manera didáctica la experiencia al interior del aula de clases. “Chile es un referente importante para Latinoamérica, tanto en educación en general, como en informática educativa en particular. Las cifras de penetración de equipamiento tecnológico son similares a los países de la OCDE, y en su desarrollo, sobre todo en el mundo escolar, lleva años de avance con respecto a otros países. En el caso de Chile hemos realizado iniciativas de colaboración tecnológicas en conjunto con JUNAEB en el programa Yo Elijo mi PC”, destaca Wilson País, Director de Innovación & Nuevas Tecnologías de Microsoft Chile.