Establecimientos pidieron al municipio mejorar la infraestructura de los colegios y desarrollar más talleres en áreas como educación cívica y sexualidad.

Que los niños que cursan la enseñanza básica en las escuelas de Santiago no deban irse a otras comunas al pasar a la secundaria fue una de las mayores preocupaciones de las comunidades educativas que se expresaron en los claustros que se han realizado en los colegios de esa comuna.

Por ello, el municipio decidió que, desde los procesos de admisión de fines del 2014, priorizarán a estos jóvenes para que continúen sus estudios en sus liceos.

“Hay una rotación súper alta: los estudiantes que están en media no vienen de las escuelas básicas de Santiago, entonces hay una petición general de un vínculo mayor con la comuna, de manera que la gente sienta que participó en un proceso educativo continuo desde la básica a la media”, dijo la alcaldesa Carolina Tohá.

La forma en que se implementará esta medida dependerá del tipo de liceo: “En algunos casos será promover que los niños accedan a ciertos colegios que hay en la comuna y que tienen vacantes suficientes y en otros, donde siempre hay insuficientes cupos porque tienen muchos postulantes, lo que tenemos que establecer es una modalidad para asegurar que una parte de esos cupos sean para niños de la comuna”, explicó la jefa comunal.

La autoridad participó ayer en el claustro comunal, que reunió a 400 representantes de los 44 establecimientos de la comuna -directores, estudiantes, profesores, padres y asistentes de la educación-, donde se presentaron las conclusiones de cada comunidad educativa.

Con la información recogida, el municipio elaborará el plan de acción en educación para los próximos años, se definirá el plan de infraestructura y de mantención de los recintos y, al interior de cada colegio, se revisarán los proyectos educativos y los reglamentos internos.

Otra de las medidas que ya están definidas es que habrá un plan comunal de educación cívica y de sexualidad, integrados a la formación habitual de los estudiantes.

Entre las preocupaciones y peticiones que surgieron en los claustros de los colegios están la necesidad de mayor participación de los centros de padres y que haya un equipo de profesionales permanentes para apoyar a los alumnos vulnerables o con necesidades especiales.

También se plantearon temas de política nacional, como la desmunicipalización y críticas al sistema de medición de la calidad de la educación.

Carolina Tohá destacó que todo el diálogo se produjo en un contexto de respeto y de escuchar al resto y que el debate apuntó a buscar una educación integral.

 

Fuente: El Mercurio 27 Noviembre 2013 Cuerpo C p. 11 Nacional

Autor: ALEJANDRA MUÑOZ C.