Se acerca fin de año y para muchas estudiantes y sus familias éste puede ser un momento de gran estrés, ante la incertidumbre de si lograrán pasar de curso. De acuerdo a los últimos datos del Ministerio de Educación, el año pasado más de 126 mil alumnos repitieron de curso entre primero básico y cuarto medio, lo que equivale al 4,5% de todos los escolares. El curso más complicado para los estudiantes es primero medio, que tiene, por lejos, la mayor tasa de repitencia escolar: En 2015 reprobó uno de cada nueve estudiantes (11%) de ese nivel. Según indica Loreto Jara, investigadora de Educación 2020, eso se explicaría por la “complejidad” que tiene para los estudiantes el paso de la enseñanza básica a la media, en términos académicos. “Es un cambio importante, tienes más profesores, hay más asignaturas y se vuelve un poco más complejo el proceso de aprendizaje”, señala. Pero ésta no sería la única razón. El investigador del CEPPE de la U. Católica, Ernesto Treviño, enfatiza que para muchos jóvenes, sobre todo en el sector municipal, pasar a primero medio implica cambiarse de colegio, lo que conlleva “un cambio de grupo de referencia y de amigos” y un cambio de casa en los sectores rurales. Además, al haber “muchos profesores de distintas disciplinas, se pierde la cercanía con los estudiantes”. Todo esto podría afectarlos en plena adolescencia. Por el contrario, el curso con menor repitencia es cuarto medio. El año pasado la tasa fue de sólo el 1%. Jara lo atribuye a que “el año académico es un poco más corto y a que la preparación para la PSU haría que los alumnos se concentren más en el aprendizaje”. También dice que podría haber “cierta flexibilidad en los criterios de evaluación”. Las mujeres repiten menos que los hombres Un dato que llama la atención es que los hombres repiten mucho más que las mujeres. En 2015 la repitencia masculina fue de 5,3%, mientras que la femenina fue 3,6%. Esto ocurre en todos los niveles, pero es más marcado en la enseñanza básica. Treviño afirma que, si bien puede sonar “rarísimo”, cuando se observan los patrones de rendimiento escolar por género, efectivamente “las mujeres son mucho mejores estudiantes que los hombres”. “Son las que menos faltan, las que mejores notas tienen y las que tienen menos problemas de disciplina. O sea, tienen todas las condiciones para que les vaya bien”, afirma el experto, quien dice que ese mismo patrón se repite en los países desarrollados. Jara afirma que esto tendría una explicación biológica y otra cultural. “Biológicamente, algo pasa en el cerebro de las niñas que hace que sean más metódicas que los hombres y, culturalmente, también se espera que sean más ordenadas, y eso ellas de alguna manera lo saben y se comportan en consecuencia, entonces son más responsables y desarrollan hábitos de estudio, mientras que los niños funcionan de manera más libre y espontánea, y eso se traduce en los resultados de aprendizaje”, señala. También marca una diferencia el tipo de colegio, ya que se registran muchos más repitentes en los establecimientos municipales (6,1%), luego en los particulares subvencionados (3,7%), y en los particulares pagados la tasa de repitencia es de sólo un 1,2%. La experta de Educación 2020 dice que aquí influyen varios factores, como la cantidad de estudiantes por sala y que los colegios pagados tienen más apoyo para los alumnos que presentan dificultades, como más psicólogos y psicopedagogos, a lo que se suma que “son niños de familias con un capital cultural más alto, lo que suple las deficiencias que puedan tener en la escuela”. ¿Y sirve repetir de curso? Los expertos coinciden en que la repitencia no tiene ningún efecto en mejorar el desempeño escolar, y sí aumenta las probabilidades de que los jóvenes deserten del colegio. “Suponemos que la repitencia es la mejor fórmula para resarcir el rezago educativo, pero todas las investigaciones demuestran que logra todo lo contrario, hace que a los estudiantes les vaya peor y, cuanto más repiten, tienen mayores posibilidades de desertar del sistema”, afirma Treviño. A eso se suma que acarrea consecuencias sociales y emocionales para el alumno. “La repitencia, en general, no sirve, no te garantiza un mayor aprendizaje, pero sí te garantiza una baja en tu autoestima, porque enfrentas un fracaso y quedas estigmatizado, fomenta la deserción escolar y el vínculo afectivo que puedas tener con tu grupo curso”, afirma Jara. Tanto es así que hay países –como Noruega y Japón– con promoción automática, y otros –como Finlandia y Costa Rica– donde la repitencia es una medida excepcional. Según Treviño, Chile debiera avanzar en esta última línea, con programas que detecten tempranamente a los alumnos con dificultades y les den apoyo pedagógico para que puedan ser promovidos a fin de año. Mientras que Jara sostiene que el único caso en que es útil hacer repetir a un estudiante es cuando ha tenido “ausentismo crónico”, ya que efectivamente se perdió procesos de aprendizaje. Par el resto de los casos, sugiere “avanzar a un sistema más parecido al universitario, donde no repites el año completo, sino sólo la cátedra en la que fallaste”. Tasa de repitencia según el curso (2015) 1°B 2°B 3°B 4°B 5°B 6°B 7°B 8°B 1°M 2°M 3°M 4°M 0% 6% 12% 5,2% 5,2% 3,4% 3,4% 2,9% 2,9% 2,2% 2,2% 3,9% 3,9% 4,3% 4,3% 5,0% 5,0% 3,4% 3,4% 11,1% 11,1% 5,8% 5,8% 3,8% 3,8% 1,0% 1,0% Curso Tasa de repitencia 1°B 5.2% 2°B 3.4% 3°B 2.9% 4°B 2.2% 5°B 3.9% 6°B 4.3% 7°B 5.0% 8°B 3.4% 1°M 11.1% 2°M 5.8% 3°M 3.8% 4°M 1.0% Fuente: Ministerio de Educación. Tasa de repitencia según género (2015) Género % Hombres 5,3% Mujeres 3,6% Fuente: Ministerio de Educación ¿Cuándo se repite de curso en Chile? Según el Mineduc, en Chile un alumno puede repetir por tener un ramo con nota inferior a 4 o menos de 85% de asistencia. En cuanto a las notas, si tiene una asignatura con nota roja, su promedio general debe ser al menos 4,5 para pasar de curso, y si tiene dos asignaturas con nota roja, el promedio debe ser de al menos 5. En el caso de tercero y cuarto medio, si tiene nota roja en Lenguaje y/o Matemática, su promedio general debe ser igual o superior a 5,5 para ser promovido. Un caso especial ocurre en el primer ciclo de la básica, ya que la norma indica que deben ser promovidos de primero a segundo, y de tercero a cuarto todos los alumnos que hayan cumplido con el 85% de asistencia, ya que se disponen de dos años para cumplir con los contenidos obligatorios de esos cursos. Sin embargo, el director del colegio puede decidir, excepcionalmente, hacer repetir a un alumnos cuando presenta un retraso significativo en lectura, escritura y/o matemática. En tanto, cuando un estudiante repite de curso, si bien queda un registro, las notas de ese año no se consideran.

Fuente: Emol.com – http://www.emol.com/noticias/Nacional/2016/10/07/825371/Radiografia-a-la-repitencia-escolar-Afecta-mas-a-los-ninos-que-a-las-ninas-y-1-medio-es-el-curso-critico.html