Como una forma de incentivar la mejora de distintas facultades de Educación del país, en 2012 el Mineduc  abrió un concurso para financiar -a través de 8 mil millones de pesos- distintos proyectos que apuntaran a ese objetivo. Siete fueron las casas de estudio que recibieron fondos: la Universidad de Chile, Católica, Católica de Valparaíso, de Concepción, Diego Portales, de los Andes y de Concepción.

Pelusa Orellana, decana de la facultad de Educación de la Universidad de los Andes, explica que en el caso de su establecimiento, los recursos “se han utilizado para traer expertos en temas de educación que trabajen colaborativamente con nuestros académicos y generen proyectos de investigación en conjunto”. Además, “se han visitado facultades de educación de prestigio en otros países con el fin de discutir los cambios que pensamos realizar a fin de mejorar la formación inicial docente. Otros recursos se han invertido en material bibliográfico, apoyo a académicos que presentan proyectos de investigación en congresos de nivel mundial y en capacitaciones”.

Su propuesta es similar a la de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, donde se han realizado varios seminarios en compañía de expertos internacionales. “Muchos de ellos -explica Nelson Vásquez, vicerrector académico- están dedicados a apoyar a quienes recién están egresando de la universidad y comienzan a trabajar como profesores principiantes”.

La preocupación por ayudar a sus titulados durante los primeros años de carrera es tal, que los fondos también se han usado para crear mayores canales de retroalimentación con ellos. “Hay mucha deserción de profesores en los primeros años de ejercicio. Nuestra tarea en 2013 fue apoyarlos mandándoles, por ejemplo, newsletters con mensajes y recomendaciones de cómo abordar problemas comunes a los que se ven enfrentados”.

Para que sus alumnos conozcan de antemano lo que implica enfrentarse a una sala de clases, en la Universidad de Concepción se adelantaron las prácticas profesionales al segundo año de la carrera. “Eso permite definir si efectivamente quieres ser profesor sin tener que esperar cinco años”, explica Claudio Díaz, director del convenio de desempeño “Profesores UdeC”.

Especialidades

Desde la VIII Región también explican que su plan de mejoramiento institucional incluye “capacitar a los formadores de profesores en el desarrollo y evaluación de competencias transversales”. Es decir, hay un mayor énfasis en que sus alumnos sepan cómo trabajar en equipo o dominen un segundo idioma, como el inglés. Los fondos también se han usado para analizar la situación de la educación técnica en la zona “y conocer las necesidades de formación continua de aquellos profesores”.

Atenta a las necesidades de los distintos tipos de docentes también está la Universidad Diego Portales, que el año pasado abrió la carrera de Educación Diferencial y que se apronta a abrir la especialidad en Inglés. “La investigación y productividad científica también es esencial. Por ello echamos a andar un doctorado junto a la Universidad Alberto Hurtado”, cuenta Sebastián Howard, secretario académico de la Facultad de Educación.

Es él mismo quien explica que también han incorporado mayor tecnología a sus clases y que han buscado internacionalizarse con seminarios y entregando becas para que sus alumnos viajen al extranjero.

Fuente: El Mercurio 19 Enero 2014 Cuerpo A p. 10 Internacional