La especialista uruguaya sugiere transitar hacia programas formativos basados en competencias y a un paradigma de educación TP centrado en el aprendizaje durante toda la vida. En el seminario se presentaron las experiencias ganadoras del concurso de innovación DesarrollaT.

Formación en habilidades y competencias, actualización permanente, vinculación efectiva con el entorno productivo y aprendizaje en red son algunos de los desafíos de la educación técnico profesional del Siglo XXI que se recogieron en el IV Seminario Internacional DesarrollaT: Educación Técnica de Excelencia. Integración entre educación y trabajo, organizado por el Centro de Innovación en Educación de Fundación Chile y Anglo American.

En la ocasión, expuso la consultora de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y especialista en formación y gestión por competencias, Nina Billorou, quien abordó la situación de la educación TP en América Latina y las competencias y prácticas que se esperan hoy de los docentes de especialidad y de las instituciones educativas. Lo anterior, en conformidad con los requerimientos del mercado laboral y en línea con la rápida obsolescencia de los conocimientos y aprendizajes, que conllevan el cambio permanente de las especialidades y la necesidad de educar en competencias.

La especialista uruguaya llamó a reflexionar sobre una serie de propósitos en el marco de la educación del Siglo XXI: qué, cómo y para qué formamos hoy, argumentando el especial lugar que ocupa la educación técnico profesional en este esfuerzo. “Es más fácil desarrollar las habilidades del Siglo XXI en la educación TP que en la tradicional, porque el estudiante ve la relación entre el saber y las competencias a desarrollar”, subrayó la consultora de la OIT.

Este proceso formativo, de acuerdo a Billorou, debe estar centrado en el aprendizaje de los estudiantes, en el desarrollo de metacompetencias y aprendizaje prospectivo –o la capacidad de gestionar y proyectar su propio aprendizaje–, en conjunto con prácticas de aula que favorezcan la colaboración y la solución de problemas de la vida real. “El rol del profesor en este caso es el de facilitador, es decir, el de apoyar el mejoramiento del proceso de aprendizaje de los estudiantes”, expuso la especialista.

Según los planteamientos de Billorou, el perfil docente tiene que armonizar las competencias de la especialidad con lascompetencias de gestión pedagógica, esto es, el rol de facilitación, la evaluación de competencias y la capacidad de adaptación del currículum, entre otras. A lo anterior se suman las competencias conductuales, relacionadas con el aprendizaje y la actualización permanente y un conjunto de valores y habilidades, además de la articulación con el mundo del trabajo y la comunidad, que incluye la creación de alianzas con el entorno productivo, la articulación de los perfiles de egreso con las demandas del área y el trabajo en red.

“Los profesores hoy se abruman con la suma de roles que tienen. Tenemos que hacer la reforma con los docentes que tenemos, hay que apoyarlos y sumarlos al proceso. Existen nuevas competencias docentes, colectivas e individuales y tenemos que ser como una orquesta”, declaró la experta.

Nina Billorou destacó además la importancia de la implementación de marcos de cualificaciones a nivel nacional y regional como herramientas para fortalecer la trayectoria técnico profesional y favorecer el aprendizaje a lo largo de toda la vida, instrumentos que resultarán clave para la competitividad y sostenibilidad de los quince sectores productivos que establece el nuevo currículum de la EMTP.

DESCARGA AQUÍ la presentación de Nina Billorou en el Seminario DesarrollaT

ACCEDE AQUÍ al artículo “Enseñar a trabajar: las competencias de quienes forman para el trabajo”, de Nina Billorou y otros autores

 

Experiencias destacadas en el concurso DesarrollaT: “Innovación y buenas prácticas TP”

Durante el seminario se premiaron los tres proyectos ganadores y la mención honrosa del concurso DesarrollaT: buenas e innovadoras prácticas TP, los que pasan a formar parte de un banco nacional de experiencias que quedará a disposición de todas las comunidades escolares. La siguiente table muestra las experiencias ganadoras:

* ESTABLECIMIENTO

LOCALIDAD

PROYECTO

Liceo Manuel Bulnes Bulnes, VIII Región Ecoñuble: maestranza y mini planta comunal para reciclaje de aceites usados y elaboración de biodiésel
Liceo Agrícola de Negrete Negrete, VIII Región Programa de difusión tecnológica
Colegio Andrés Bello López Quilpué, V Región Sistema didáctico de refinación electrolítica del cobre
* Para conocer más detalles de las experiencias, reproduce el video en la parte superior del artículo

 

En tanto, el Colegio Nuestra Señora de Andacollo de La Serena (IV Región) fue destacado con la mención honrosa, por el proyecto “Taller de competencias blandas: una mirada pendiente”.

Desde 2012, DesarrollaT ha premiado 16 iniciativas a lo largo de Chile por su solidez y progresión en el tiempo, de localidades tan diversas como Quillota, Huasco, Vilcún, Santiago y San Nicolás. Las experiencias destacan por el involucramiento de la comunidad escolar, su conexión con el mundo productivo, su potencial de réplica e incidencia positiva en los resultados de aprendizaje de los estudiantes, todos valores del proyecto DesarrollaT.

“Podemos aprender mucho de estas experiencias […] Lo principal, yo creo que habría que sacar como común denominador es que más allá de ciertas limitaciones, se pueden hacer muchas cosas en los liceos. Cuando hay equipos comprometidos y con ganas de hacer las cosas, se pueden hacer cosas maravillosas y es muy importante poder compartirlas”, dice Nina Billorou.

 

Fuente: http://www.educarchile.cl/ech/pro/app/detalle?id=227366