Análisis consideró a los establecimientos particulares subvencionados que ingresaron en forma paulatina al sistema desde 2008.

Desde la puesta en marcha de la Subvención Escolar Preferencial (SEP) en 2008, los colegios que reciben estos recursos por el número de estudiantes vulnerables que tienen matriculados han mejorado sus resultados en la prueba SIMCE.

Sin embargo, el impacto ha sido variable, dependiendo de las características del colegio que recibe los recursos.

Según un estudio realizado por la directora del Departamento de Ingeniería Industrial de la U. de Chile, Alejandra Mizala, y la investigadora de la U. de Nueva York, Florencia Torche, en las escuelas que atienden a los escolares más pobres, la mejora fue muy superior al promedio.

Las académicas analizaron el desempeño de los colegios particulares subvencionados que ingresaron al sistema SEP -lo que implica destinar los fondos recibidos a elaborar y ejecutar un plan de mejoramiento educativo- en forma paulatina entre 2008 y 2011.

En general, estos colegios tuvieron un alza de 6,8 puntos acumulado en los tres años en el SIMCE  de Lenguaje, y 10 en la medición de Matemática.

Estos promedios esconden diferencias que dependen del tipo de colegio: mientras en los establecimientos que tienen estudiantes del 20% más pobre de la población el alza alcanzó a 25 puntos en Matemática y 19 en Lenguaje, entre los colegios que tenían una mayor proporción de alumnos entre el 20% de mayores recursos no hubo mejora en los puntajes o estos fueron prácticamente imperceptibles.

“La política está siendo exitosa en el sentido de cerrar las brechas de resultados educativos, porque les está yendo muy bien a los colegios que están en el primer quintil”, sostuvo Alejandra Mizala al presentar el estudio en un seminario organizado por el grupo Espacio Público.

Efecto acumulativo

Otro de los hallazgos de la investigación es que el impacto de trabajar con el sistema de subvención preferencial es acumulativo, es decir, mientras más años trabajan las escuelas con SEP, mayor es el alza de los puntajes en el SIMCE.

Por ejemplo, en el caso de la prueba de Lenguaje, las escuelas que ingresaron al sistema en 2008 subieron 2 puntos al año siguiente, 2,6 adicionales en 2010 y 2,4 en 2011. En Matemática se observa el mismo patrón de resultados.

A juicio de Alejandra Mizala, el hecho de que la SEP demuestre tener efecto en los aprendizajes implica que la extensión de este beneficio hacia la clase media sería positivo.

“Me parece interesante entregar estos recursos a niños del tercer quintil, porque muchas veces son los que tienen menos acceso a recursos, ya que sus padres no pueden aportar al colegio y el Estado no les asigna recursos adicionales”, afirmó.

En este sentido, cuestionó el proyecto sobre el tema que tiene el Gobierno en la Cámara de Diputados, ya que si bien este entrega recursos a los estudiantes del 60% más pobre de la población, no exige compromisos de mejora a los colegios.

Datos

$720 mil millones entregó el Estado a los colegios por concepto de SEP entre 2008 y 2011.

1.654 colegios particulares subvencionados ingresaron a la SEP en 2008. 812 lo hicieron los tres años siguientes.

– ¿Qué parte de la SEP genera más impacto?

Uno de los temas que no fueron abordados por este estudio apunta a cuál de los aspectos de la subvención preferencial -la entrega de más recursos, la elaboración del plan de mejoramiento, una mayor rendición de cuentas de los resultados- es el que tiene impacto en los aprendizajes.

“Todos estos elementos pueden estar generando los cambios. Información casuística recogida de sostenedores de colegios indica que es muy importante el hecho de que con los mayores recursos los colegios han podido contratar personal de apoyo como psicólogos, psicopedagogos, más profesores que apoyen a los niños con mayores dificultades”, sostuvo Alejandra Mizala.

Fuente:  El Mercurio

Autor: Alejandra Muñoz C.