En encuentro, “Diálogos para la Educación del Siglo XXI” se reflexionó sobre cómo debe ser el ciudadano que debe construir la escuela para el nuevo siglo

 

En momentos en que Chile se encuentra discutiendo sobre cómo cambiar su sistema educacional y se comienza a levantar una reforma para mejorar su estructura, algunas visiones plantean que, además de discutir los cambios institucionales, también es necesario preguntarse qué tipo de escuela y ciudadano es el que soñamos como sociedad, sobre todo en el mundo cambiante y dinámico de hoy.
Una de estas visiones es la del doctor y profesor Humberto Maturana, quien fue invitado al encuentro “Diálogos por la Educación”, convocado por el Centro de Innovación en Educación de Fundación Chile.
El biólogo y epistemólogo señaló que hoy es importante dejar de la visión de que los niños son el futuro. “Si estamos preocupados la educación debemos estar preocupados por nosotros mismos, pues lo niños crecen y se desarrollan de acuerdo al entorno en que nacieron. El futuro somos nosotros. Para cambiar la educación, primero tenemos que cambiar nosotros”.
En relación a qué cosas deben ser verdaderamente importantes al momento de educar, Maturana advirtió que “hoy el problema de la educación no es de la inteligencia, sino de la emoción. Si no me encuentro con el otro y no lo valoro como un igual, con emociones y sentimientos propios, no podemos educar. La educación no es sobre conocimientos, es sobre encuentros. Si guío la mirada, entonces amplio el entendimiento y puedo educar”.
Otro de los invitados a este evento fue el economista, empresario y consultor político, Oscar Guillermo Garretón, quien planteó que el mundo está exigiendo nuevas cosas a la escuela: “Necesitamos estudiantes y docentes con una conciencia ética distinta, sentido de alegría, de fraternidad, de capacidad de tolerar fracasos y errores. Hoy a los docentes y alumnos les toca un nuevo mundo, donde el conocimiento está en todas partes, por lo tanto la superioridad ya no viene la autoridad basada en los contenidos. Y esto vale para los maestros, para los jefes de empresa y para todos. Hoy nuestros estudiantes pueden saber tanto como el profesor y eso implica una nueva manera de ver la educación”.
En cuanto al encuentro, el economista valoró el diálogo: “La reunión de hoy día para discutir los valores, habilidades y conocimientos de lo que debe ser el ciudadano del siglo XXI, debiera provocarle envidia a muchos, porque tengo la impresión de que esta es una discusión muy de fondo sobre la reforma educacional y que está faltando en el debate”.
Diálogos por la educación
Queriendo promover un espacio de reflexión el Centro de Innovación en Educación de Fundación Chile, realizará una serie de encuentros denominados “Diálogos para la Educación del Siglo XXI”, convocando a investigadores, académicos, docentes, directivos, dirigentes estudiantiles y a la sociedad civil en general, invitándolos a qué se imaginen la escuela que Chile debe construir para este siglo.
Ana María Raad, gerenta del Centro de Innovación en Educación de Fundación Chile, destaca el sentido de estos encuentros: ” Queremos convocar a quienes dan forma a nuestra educación para que sueñen y se imaginen la escuela del siglo XXI. Que conversemos profundamente sobre el futuro de nuestras escuelas, sus comunidades y sus personas, tomando en cuenta el mundo de hoy y el de mañana. Los invitamos a abrir la mente, generando un espacio de participación ciudadana que nos permita adelantarnos a los desafíos que enfrentará nuestra educación”.
El primero de estos encuentros se realizó el día miércoles 18 en Fundación Chile y el eje principal de discusión fue: “El ciudadano que soñamos para el siglo XXI”. Además de Humberto Maturana y Oscar Guillermo Garretón, estuvo presente como experta internacional Marlene Scardamalia profesora del Ontario Institute for Studies in Education de la Universidad de Toronto e investigadora en desarrollo cognitivo y usos educativos da las TIC.
También estuvieron presentes investigadores, académicos, docentes, directivos, representantes de estudiantes y otros actores del mundo educativo.

 

Fuente: educacionfch