La concentración, creatividad y sociabilización son algunos aspectos que se mejoran con la actividad física en la etapa escolar.

Practicar deportes como atletismo, vóleibol o fútbol en el colegio para muchos niños es la razón de ir a clases, mientras que otros tienen dolor estomacal antes de asistir a educación física. Pero lo cierto es que el deporte en la etapa escolar tiene múltiples beneficios, que además de ayudar a la salud de los niños y evitar el sobrepeso, permiten un mejor rendimiento en el colegio.

“En cuanto a estudios o rendimiento académico se puede hablar de dos tipos de beneficios: el primero de ellos a nivel conductual, ya que los niños que hacen actividad física aprenden a desarrollar objetivos y plan de acción para el logro de tareas, a esforzarse para lograrlas e idear estrategias alternativas hasta cumplir con lo deseado. En un segundo plano, mejora los aspectos de concentración, memoria y creatividad al secretar una sustancia denominada BDNF (Factor Neurotrófico Derivado del Cerebro), que ayuda a fortalecer todos estos procesos”, explica Rodrigo Cauas, psicólogo deportivo de 110 Sport & Health Center.

 

A su vez, otro de los aspectos en los que el deporte ayuda en la época escolar es la sociabilización. El psicólogo deportivo de Clínica MEDS, Enrique Aguayo, señala que “es probablemente la herramienta más potente de la que disponen los profesores”, agregando que esto se da “en los diferentes ámbitos del proceso, como son la adquisición de normas, roles y de valores sociales como el respeto a los demás, el esfuerzo para conseguir metas y el dar por el bien común, entre otras. También aporta al trabajo en equipo, al desarrollo del liderazgo, de estilos apropiados de comunicación, de enfrentar los conflictos y sobreponerse a adversidades”.

¿Cuánta actividad?

Pero esto no se trata se sobrexigir a los niños, por lo que es importante saber las dosis necesarias de deporte, a lo que Enrique Aguayo señala que por su naturaleza lúdica, los niños deben realizar actividad física a diario. “Alguna de ella en forma no planificada para la cual los colegios deben proveer los espacios para los juegos grupales, y la actividad planificada, que se desarrolla en gimnasios y canchas”, explica el especialista de Clínica MEDS.

Sobre el tema, Cauas agrega que estos años se ha dado un problema debido a los altos niveles de sedentarismo y a la baja calidad de la alimentación, “por lo que se está observando que el criterio de hacer ejercicio tres veces a la semana ya no está generando el positivo efecto que necesitamos. Por lo tanto, sería muy importante que los niños, además de sus horas de educación física escolares, puedan, en conjunto con la familia, hacer más ejercicio, sobre todo aeróbico, por más de 40 minutos”.

Pero hay que tener cuidado con el deporte en los niños y estar conscientes que el fomento a la actividad física debe estar bien orientado. “Me parece que los factores más negativos son que el ejercicio genere frustración y esté mucho más centrado en objetivos de resultado que en los objetivos de rendimiento, es decir, que la búsqueda sea solo ganar por sobre el aprendizaje. También podría ser muy negativo cuando situaciones adversas no sea analizadas como un desafío y oportunidad de aprendizaje. Todo esto puede afectar las expectativas de autoeficacia (autoconfianza) y, por ende, la autoestima del niño”, explica Cauas.

Fuente: El Mercurio 28 Noviembre 2013 Deportes Mujer p. 8 ELIGE VIVIR SANO

Autor: Constanza Campos C.