Revisamos junto a Marcos Cordero, experto en evaluación de Educarchile, las recientes modificaciones al Sistema Nacional de Evaluación de Aprendizajes.

La revisión del SIMCE tomó seis meses al Equipo de Tarea. En ese tiempo, dicha comisión de expertos revisó el Sistema Nacional de Evaluación de Aprendizajes, analizó la prueba misma y recogió las críticas y opiniones de diversos actores del entorno educativo, entre ellos profesores, directores y sostenedores.

El informe final de 35 páginas del “Equipo de Tarea para la Revisión del Sistema Nacional de Evaluación de Aprendizajes” llevó al Mineduc a eliminar las pruebas de “Lenguaje y Comunicación: Comprensión de Lectura” de 2° básico y “Ciencias Naturales” de 4° básico, además de suspender la aplicación del estudio Simce “Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC)”.

Estas medidas, que comenzarán a operar este mismo año, “responden en parte a una serie de críticas al poco margen de tiempo entre cada una de las pruebas y, de la mano, al número elevado de evaluaciones existentes para el sistema escolar nacional”, explica Marcos Cordero, experto en evaluación de Educarchile.

Las críticas expresadas por los distintos actores apuntan además a que “las escuelas comienzan a focalizar su atención en las asignaturas evaluadas en desmedro de las restantes y destinan un tiempo excesivo a los ensayos para preparar el SIMCE”, tal como señala el Informe Ejecutivo del Equipo de Tarea para la Revisión del Sistema Nacional de Evaluación de Aprendizajes.

Los cambios ya implementados se suman a lineamientos de largo plazo enmarcados en la Política Nacional de Evaluación de Aprendizajes, la cual será anunciada durante el segundo semestre de 2015 e incluirá un nuevo Plan de Evaluaciones para el periodo 2016-2020. De esta forma, se espera fortalecer la evaluación interna de los establecimientos y el apoyo que se da a los colegios por parte del Mineduc y la Agencia de la Calidad.

Otra de las líneas que sufrirá cambios es la normativa que regula el Sistema Nacional de Aseguramiento de la Calidad, en especial en los puntos referidos a la clasificación de los establecimientos, las sanciones por malos resultados y la manera en que se informan esos resultados.

“Hasta ahora hay una tendencia al ranking de colegios. El SIMCE se ha vuelto tan importante para las instituciones que algunos colegios viven para el SIMCE, lo que trae efectos muy negativos. Éste también es uno de los puntos que hizo notar en su informe la comisión de expertos que acaba de revisar el SIMCE”, apunta Cordero.

 

Fuente: EducarChile